Últimas Entradas

Árbol genealógico del apellido Palacios

El apellido Palacios tiene orígenes muy remotos, entre los célebres portadores del mismo está Simón Bolívar, importante figura de la emancipación sudamericana y cuya familia destacó por su aporte en el desarrollo político, social y económico de la época. A continuación, encontrarás información relevante sobre el árbol genealógico del apellido Palacios.

Origen de la palabra

La palabra Palacios, deriva del vocablo en latín Palatium, un término que se utiliza para hacer referencia a las grandes construcciones donde vivían los emperadores Romanos, por ejemplo el Monte Palatino era como se le denominaba a la morada del emperador romano Augusto, el cual se encontraba en la cumbre de una de las Siete Colinas de Roma.

Otra de las connotaciones que tiene este apellido hace referencia a los pobladores que habitaban en los alrededores de las mansiones del Señor Feudal, pues por una antigua tradición que data de la edad media, los allegados a estas grandes casas tomaban el apellido de quien representaba la autoridad en el territorio.

Los apellidos derivados de esta palabra, por razones de fonética o lingüística, no provienen de la forma “Palacio” y no se deben confundir, ya que cada uno de ellos tiene una evolución diferente y un escudo de armas muy distinto.

árbol genealógico de Palacios
Monte Palatino

Origen del apellido Palacios

El apellido Palacios tiene sus orígenes en las tierras vascas, específicamente en el Valle de Carranza en Vizcaya, desde donde comenzó a migrar a lugares lejanos; en un primer momento en el territorio español y luego comenzó a expandirse traspasando fronteras, extendiéndose por diversos países de América.

Este apellido llegó a las tierras de la Península Ibérica volviéndose uno de los más tradicionales, de allí comienza su viaje por América Latina debido a la expansión que se vivía en la época de la Colonia. 

Cabe destacar que en los tiempos de la colonización y de la conquista, el apellido Palacios estuvo presente desde el principio, ya que en esta época remota los caballeros que estaban bajo las órdenes de los reyes y demás personajes de la nobleza, luchando y conquistando territorios, iban adquiriendo fama, fortuna y reconocimiento para su linaje.

Muchos de ellos solo querían dejar en alto la casta familiar y fue entonces cuando se dedicaron a establecer su estirpe y abolengo, en los nuevos territorios que conquistaban.

En Castilla y Aragón el apellido Palacios es muy antiguo, ya que se ha comprobado que en muchas de las acciones de la reconquista estuvieron involucradas autoridades y nobles que llevaban este apellido. Por ejemplo, Andrés de Palacios fue Alguacil mayor de Córdoba y Caballero de la Espuela Dorada en el año 1482.

Para el año 1500 se le otorga el grado de Caballero a Juan de Palacios, originario de Miera y a Diego de Palacios de Sevilla por sus servicios en Batalla, caso similar es el de Juan Palacios habitante de Medina del Campo (Valladolid), por las acciones meritorias en la batalla contra los moros.

En Aragón existían numerosas familias con este apellido según los registros que datan del año 1495, ampliando el árbol genealógico de Palacios y siendo especialmente significativas en las Villas de Carenas y Cetina en Zaragoza.

En el año 1887 le fue otorgado el Marquesado de Villarreal de alaba a Doña Carmen Velazco y de Palacios. Luego en 1905, José Velazco y de Palacios, obtuvo el título noble de Marqués de Unzá del Valle. Después de esto, miembros de las familias nobles se trasladaron a muchas zonas de España y del mundo, llevando consigo todo un legado de tradiciones, principalmente a Latinoamérica.

Existen muchos ejemplos de portadores del apellido Palacios que probaron su nobleza en distintas batallas, por lo que su ingreso a las órdenes militares era visto como una situación de privilegio, condición de la que se tiene constancia en Valladolid y Granada.

Hoy en día el apellido Palacios es numeroso a todo lo largo y ancho del mundo, aunque tiende a ser mucho más abundante en la región de donde procede. El apellido está repartido por toda España, tomando carácter recurrente en Madrid, Barcelona, Sevilla, Valencia, Asturias, Vizcaya, La Rioja, Zaragoza, Burgos y Cádiz, entre muchas otras.

Asimismo existen célebres representantes del árbol genealógico de Palacios que fueron reconocidos públicamente con la Orden de Santiago, la Orden de Calatrava, en la Orden de Alcántara, Orden de Carlos III, así como en la Orden de San Juan de Jerusalén y en la Real Cancillería de Valladolid.

Antecedentes de la familia Bolívar y Palacios

Los antepasados del célebre Simón Bolívar, tenían descendencia de ilustres y reconocidos miembros de los poderes públicos, destacándose como capitanes, generales, alcaldes, procuradores, regidores y gobernadores. Tanto los Bolívar como los Palacios eran familias ricas en tradición y poder social.

árbol genealógico de Palacios
Simón Bolívar

Hubo antepasados del también llamado Libertador, entre los reducidos círculos de poder de gobierno del país, siendo el Cabildo una de las instituciones donde siempre había un representante de la familia.

Los Bolívar y Palacios tenían una fortuna considerable, eran acaudalados con numerosas propiedades, haciendas, hatos y casas en diferentes zonas del país, además de una gran cantidad de esclavos.

El origen de la familia Palacios data desde la antigüedad de Castilla de Vieja, donde los ancestros de origen castellano de Simón Bolívar fueron en su mayoría hombres dedicados a las armas, que tuvieron trayectorias impecables, lo cual les llevó a tener puestos de importancia en el mundo militar.

Los Palacios tuvieron una participación activa y posiciones de liderazgo en el proceso de la conquista del territorio venezolano. En total, el abuelo de Simón Bolívar y quien lleva el apellido al país tuvo como descendencia 11 hijos, siendo una de ellas Doña María de la Concepción, madre de Simón, una dama culta, refinada y perteneciente a la escena social Caraqueña.

Unión de la familia Palacios con la familia Bolívar

Doña María Concepción Palacios y Blanco se casa en Diciembre de 1775 en la Ciudad de Caracas con el Coronel Juan Vicente Bolívar, ambos pertenecientes a la más rica nobleza criolla. Los cronistas de la época la describen como una mujer de porte distinguido, fina, delicada y digna representante de un apellido de tradición noble.

Awin