Últimas Entradas

Árbol genealógico de Noé

El árbol genealógico de Noé es una referencia importante sobre los hechos en este capítulo de la historia, en el cual se expone la expansión de la humanidad.

El diluvio universal eliminó a todos sobre la faz de la Tierra menos a Noé y a partir de su descendencia el planeta volvió a poblarse. Sus hijos se distribuyeron por todo el mundo, dando origen a una nueva era para la humanidad, según las Sagradas Escrituras.

¿Quién fue Noé?

Noé es un personaje relevante que, según la Biblia y otros libros de importancia religiosa, fue la persona que Dios escogió de entre todos los seres humanos para ser salvado del Castigo Divino, el cual se genera para destruir a todos los habitantes de la Tierra por los pecados cometidos en contra del nombre de Dios.

Los relatos contenidos en el Libro Sagrado del Génesis dicen que: Dios consideró que Noé era el único varón cuya doctrina de vida era correcta y noble, algo muy distante de la mayoría que vivía sumida en la violencia y el pecado.

ÁRBOL GENEALÓGICO DE NOÉ

Según los textos sagrados, es Noé quien recibe directamente de Dios las instrucciones acerca de lo que debía hacer para salvarse y de esta orden directa se desarrolla la construcción del Arca, la cual sirvió de refugio y protección para él, su familia y las especies de animales necesarias para repoblar la Tierra.

De acuerdo a estos hechos, Noé a través de su descendencia es considerado como el padre de la humanidad.

Noé fue el último de los patriarcas antediluvianos, un ser súper longevo que vivió unos increíbles 950 años, lo cual le convierte en uno de los seres humanos que más tiempo ha vivido sobre la Tierra, junto a Matusalén quien vivió 969 años y Jared de 962.

El árbol genealógico de Noé indica que tuvo 3 hijos, 16 nietos y 35 bisnietos, los cuales se nombran en los versículos de la Biblia con sus nombres exactos; entre todos ellos protagonizaron el célebre pasaje de las escrituras donde se hace referencia a la Torre de Babel, un intento desesperado por alcanzar el cielo y la gracia divina.

ÁRBOL GENEALÓGICO DE NOÉ

Luego de la dispersión de los involucrados, los descendientes se distribuyeron por todo el mundo, agrupándose en territorios según sus características afines y estableciendo las primeras naciones con diferencias en el idioma, la raza y las creencias.

La tabla de naciones

Las generaciones provenientes del árbol genealógico de Noé o la tabla de naciones, como también se le llama, es una tradición etnológica en la cual se expresa la dispersión y el repoblamiento de la Tierra después del diluvio a partir de Noé y sus descendientes.

Se trata de una lista de 70 nombres que dan origen a los topónimos originarios de la geografía descrita por las sagradas escrituras. En efecto, una serie de gentilicios conocidos que datan de la época provienen de los nombres de los hijos de Noé.

Noé es el progenitor de Sem, Cam y Jafet, quienes se salvaron de la destrucción proveniente de la ira divina y junto a sus esposas son el punto de partida de los topónimos Semita, Camita y Jafetita, respectivamente. Luego ya entre los nietos de Noé encontramos a Elam, Asur, Aram, Cus y Canaán de donde se deriva el Elamita, Asirio, el Arameo, Cusita y el Cananeo.

Otros descendientes del árbol genealógico de Noé dieron origen a otros pueblos importantes de la historia antigua como Eber, de donde proviene el hebreo, el cazador Nemrod que deriva en los Filisteos, y de los hijos de Canaán como Het (Hititas), Jebus (los Jebuseos) y Amori (Amorreos).

Según las Sagradas Escrituras, fue a partir de los descendientes de Noé que se poblaron los territorios, cada uno de los cuales tenía su idioma, gentilicio y nación.

La referencia de que todos los pueblos del mundo son descendientes de Noé fue adoptada a nivel global debido al auge de la religión cristiana entre los primeros pobladores.

Aunque algunas referencias sobre el origen de los pueblos se consideran muy cerradas y nada inclusivas, puesto que solo incluyen al mundo Mediterráneo y al Cercano Oriente. Por ejemplo, las grandes civilizaciones del norte como los celtas, eslavos, germanos y nórdicos, así como otros pueblos del mundo, no están admitidos en estas descripciones sobre el origen.

Según los expertos, los nombres y referencias que se destacan en la lista incluida en las Tablas de Naciones, tienen un significado simbólico que nos habla de la unidad del género humano.

Este registro de 70 nombres muestra correspondencia con los 70 descendientes de Israel que derivan en los egipcios y a los 70 ancianos de la ceremonia del Pacto de Moisés con Dios que se menciona en el Éxodo

El origen de las naciones

En tiempos remotos la sociedad era homogénea, nos referimos a que todas las personas hablaban un solo idioma y vivían en un solo territorio, en resumen, tenían características muy similares.

Las naciones que se originaron luego del diluvio universal, es decir, la descendencia de Sem, Cam y Jafet, desarrollaron distintos rasgos. El aspecto religioso se desarrolló por medio de los descendientes de Sem y la filosofía de la familia de Jafet. De la descendencia de Cam se supone que se heredan la curiosidad científica, entre otros aspectos importantes.

Se dice que de los rasgos físicos propios de los hijos de Noé comenzaron a identificarse las características de las razas, los caucásicos (blancos), los negros y los de tipo mongoloide con su particular piel amarilla.

Estas diferencias fueron las que eventualmente resultaron determinantes para la ocupación de los territorios, ya que la repartición de las tierras se deriva directamente de estas diferencias, sobre todo en el lenguaje.

Según esta distribución, las personas de tez más clara se ubicaron más hacia el norte enfrentando crudos inviernos, las de tez más oscura, descendientes de Cam, buscaron tierras más cálidas; los camitas de tez amarilla se ubicaron en la región central y Sur de Asia. Los Jafetitas se dirigieron a las regiones templadas a lugares lejanos de Europa y norte de Asia.  

Los descendientes de Nimrod fundaron varias ciudades en la parte baja de Mesopotamia, como Babilonia, Erec, Acab y Calne. Luego de la Confusión de las lenguas de la Torre de Babel, se encaminó más hacia el norte de Mesopotamia y fundó las ciudades que dieron origen al Imperio Asirio y esta ha sido la influencia del árbol genealógico de Noé.

Awin