Últimas Entradas

Sanar el árbol genealógico, ¿en qué consiste y cómo se hace?

Sanar el árbol genealógico puede ser visto como una herramienta de curación gracias a valiosa información sobre el origen de tu familia, pues es cierto que si no conoces tu historia, no sabrás nada; serías como una hoja más que no sabe que forma parte de un frondoso árbol.

Algunos estudios de este campo han indicado que el árbol genealógico permite descubrir cómo el inconsciente familiar influye en la mente de cada una de las personas lo conforman, sin que se percaten de ello.

Al observar un árbol genealógico puedes encontrar mucho más que nombres, fechas y lazos familiares; se trata de una historia plasmada en forma gráfica para descubrir sus raíces y cómo se desarrollaron sus ramas, lo que incluso permite conocer muchos problemas que pueden ser resueltos en la vida de una persona.

Historia de la sanación genealógica

En Europa durante los años 60 estuvieron en auge las terapias de sanación realizadas por psicoanalistas, cuyo trabajo radicaba en hacer comprender a muchas familias que era necesario tomar conciencia sobre la repetición de dificultades y conflictos que con frecuencia atacaban la estabilidad del seno familiar.

sanar el árbol genealógico

Como parte de estos estudios se planteó que podían tener un enfoque transgeneracional; dando lugar al nacimiento de la psicogenealogía, donde se consideraba que muchos de los problemas actuales de una persona podrían deberse a conflictos no resueltos por sus antepasados.

Pero además, el solo hecho de tomar consciencia de ellos les permitía liberarse, siendo esto vital para resolverlos.

En función de estas ideas, hoy en día el árbol genealógico de una familia representa una herramienta indispensable para apoyar estudios dentro de disciplinas como psiquiatría, psicoterapia, trabajo social, medicina, educación y muchas más. Quizá te interese consultar el libro de familia.

Más aun los estudios realizados dentro del campo de la psicogenealogía parten de la afirmación de que determinados comportamientos inconscientes pueden ser trasmitidos de generación en generación; lo que implica que es posible que el miembro de una familia no pueda autorrealizarse hasta que tome consciencia de la influencia que arrastra y se desvincule de ella.

En este sentido, es imprescindible que estudie su árbol genealógico y aprenda a interpretarlo una vez que lo realice, para que logre identificar duelos o problemas no resuelto a través de él, así como patrones de comportamiento o espacios vacíos correspondientes a importante información por recabar.

¿Cómo sanar tu árbol genealógico?

Quizá tu árbol genealógico no cuente con problemas, incluso es complicado encontrar respuestas en él sin antes generar preguntas o dudas, pero lo cierto es que puedes descubrir emociones, bloqueos, enfermedades, circunstancias y otros hechos que servirán para entender tu vida y resolver problemas en caso de que se presenten.

Una de las formas como puedes sanar tu árbol es comprendiéndolo y analizándolo, ya que nadie viene al mundo solo sino que es parte de lo que otros fueron, por ello es recomendable que lo conozcas antes de intentar sanarlo.

Necesitarás nutrir cada una de sus ramas al igual que en el caso de un árbol natural, observándolo para sacar conclusiones que nunca deben ser precipitadas. Además debes pensar que tú eres parte del árbol de tus padres y abuelos, sin embargo tendrás el tuyo propio que comenzar a echar ramas y hojas que serán tu legado y de las cuales serás responsable.

No existen fórmulas mágicas para sanar un árbol genealógico, pero siempre encontrarás en él las cosas que debes rescatar del olvido, investigaciones que quedaron pendientes o secretos que con el paso de los años se han resistido de salir a la superficie. Aprende cómo dibujar un árbol genealógico.

Todos estos elementos puedes aprovecharlos para analizar si tu árbol realmente está enfermo, si es necesario cerrar viejas heridas y finalizar duelos del pasado; lo que puede servirte como un espejo para definir quién eres y hacia donde deseas dirigir tu destino.

Sanar tu árbol genealógico también tiene que ver con la sanación de tu entorno familiar, un lugar en el cual cada persona ocupa un puesto y tiene a su cargo ciertas tareas que solo son de su inherencia. Es importante respetar esto desde niño, ya que es la mejor forma para alimentar la energía de tu vida y crecer con relaciones equilibradas que mantendrás posteriormente como padre.

Liberarse de la carga transgeneracional es sumamente importante para mantener sano tu árbol, creando tu propia historia, ya que a pesar de que es innegable la influencia que arrastras de generaciones anteriores, esta no tiene que ser determinante en tu vida y la puedes cambiar en tu beneficio.

En cualquier momento puedes comenzar a sanar tu árbol genealógico, es cuestión de que analices su información para que descubras que cada una de las personas que lo conforma tienen características particulares, vivieron acontecimientos, emociones o situaciones que han sido parte de la psiquis de tu familia.

Estos comportamientos son parte de un destino familiar que se repite, a menos que sea corregido el curso de los acontecimientos sobre la marcha; ya que tú cuentas con un destino personal que no debe ser afectado por el familiar si no es lo que deseas.

En otras palabras, si tus abuelos fueron piratas o parte de una mafia, eso no significa que tú debes seguir su camino. Es cierto que esto influye en tu destino, pero sanando tu árbol puedes cambiarlo para que se desarrollen extendiendo sus ramas y hojas en el sentido correcto.

Aunque las historias que son parte del árbol familiar pueden ser un intrincado laberinto, sirven para conocer la vida de bisabuelos, abuelos, padres, hermanos o primos y las relaciones que existieron entre todos ellos.

Para finalizar, también puedes sanar tu árbol genealógico pronunciando cada día una bonita frase que te llene de energía y atraiga bendiciones al seno familiar; como la siguiente:

Las cosas solo son puras si uno las mira desde lejos. Es muy importante conocer nuestras raíces, saber de dónde venimos. Conocer nuestra historia, pero al mismo tiempo es tan importante como saber de dónde somos, es entender que todos en el fondo, somos de ningún lado del todo y de todos los lados un poco” Jorge Drexler

Awin