Noticias

¿Qué Significa Árbol Genealógico?, ¿Cómo Hacerlo? y Ejemplos

Los árboles genealógicos son la representación plana de un legado cultural que pasa de generación en generación y que evoluciona a través del pensamiento de cada individuo, significados sociales, biológicos y hasta mitológicos dentro de estos, pero… ¿Qué significan realmente?

Esta cuestión toca fibras personales en mí, me apasiona la idea de la descendencia, de la “cultura familiar” y de cómo esta evoluciona a través del paso del tiempo, al final de cuentas, gran parte de lo que somos y de cómo vemos la vida es gracias a nuestra familia.

Aquí abordaremos el significado que guarda un árbol genealógico y cómo podemos usarlo para conocer nuestra historia personal y quizá también predecir patrones de vida.

Árbol genealógico – Significado

¿Qué Significa Árbol Genealógico?

En un sentido científico e investigativo el nombre proviene de la genealogía cuya traducción aproximada del griego, vendría siendo la ciencia de la descendencia o ciencia de la raza. Esta ciencia estudia a los ascendientes y los descendientes (los parientes) de un individuo en particular y como fruto de dicho estudio se crea un esquema “genealógico”.

El árbol no es más que el nombre del esquema usado para plasmar los resultados de esta investigación, aunque se use en otras ciencias. De esta manera, entendemos que un árbol genealógico es en si mismo una imagen de nuestra familia y el parentesco que tenemos los miembros.

Ver a un miembro dentro de este esquema es prácticamente ver una parte  de la historia familiar. Y sin dudas esta ha sido la principal razón por la que me he adentrado tanto en el tema, la sensación de pertenecer a una historia mayor, contada por cada protagonista de su vida y desde su punto de vista.

Existe un significado de pertenencia detrás de la genealogía familiar de cada uno de nosotros, producto de comprender el origen al que pertenecen.

 

Importancia

La información que se puede extraer de un diagrama genealógico familiar es muy grande y crece exponencialmente a medida que este se alimenta de datos.

Cuando una persona nace dentro de una familia, a menudo lo hace bajo un entorno de ideas preconcebidas por el seno familiar. A medida que crecemos, nuestras ideas se revalúan y afectan a quienes nos rodean, pasando nuevamente a la generación que sigue. Entender interacciones como estas, saber en que punto una familia evolucionó socialmente, es posible gracias al estudio de este tipo.

Tomar conciencia sobre nuestra genealogía nos asegura beneficios sociales y médicos claros. La sangre de quienes nos precedieron dice mucho de los genes que recorren nuestras venas, del lugar de donde vienen de cómo vemos el mundo y así… Esto habla mucho de nosotros hoy en día, solo basta con indagar.

El interés por detallar nuestra descendencia no es algo nuevo, naciones a lo largo de toda la historia humana han basado parte importante de su cultura en el poder que les otorga su apellido o línea sanguínea.

¿qué significa árbol genealógico?

En zonas como la península ibérica durante la Edad Media, por ejemplo, una persona no podía ser nombrado caballero o disfrutar del estatus de “noble” si no era avalado y registrado legítimamente en un árbol genealógico familiar que confirmara su casta. Llegó a ser considerado un documento legar de muy importante.

Cómo hacer un árbol genealógico

Lo primero que tienes que saber es que te has embarcado en una tarea reveladora y sin dudas enriquecedora. Este trabajo será tan complicado como conseguir la información que requieres para hacerlo, la mayor parte del proceso ocurre antes y no durante la ejecución. Pongámonos en marcha:

Paso 1. Consigue información

¿cómo hacer un árbol genealógico?

El proceso cómo hacer un árbol genealógico fácil y rápido, comienza por lo más complicado, recabar la información. Es normal que en este punto nos sintamos un poco perdidos, pero es cuestión de iniciar por lo que conocemos de nuestra familia y los descendientes.

Queremos saber cómo mínimo los nombres, las fechas (nacimiento – defunción), lugar de nacimiento y familiaridad con los parientes (hermanos, padres).

Consultar las fuentes orales es un buen punto de partida. Indaga directamente con los familiares conocidos todo lo que tú desconozcas de los descendientes, haciendo énfasis en las posibles edades. Ubicar a los miembros más antiguos primero es lo mejor para esto.

Si es un trabajo más serio y quieres realizar una búsqueda lo más completa de tus raíces entonces busca fuentes documentales, aunque estas por el nivel de trabajo que requieren no vale la pena consultarlas a menos que sea último recurso.

Paso 2. Ordenar la información

¿cómo hacer un árbol genealógico?

Aquí podemos decir que se da la “planificación” del trabajo. En este punto debemos establecer para qué queremos realmente hacer el árbol o qué es lo que buscamos resaltar con él ¿Buscamos descendientes directos? ¿Cuántas generaciones nos interesan? ¿Quiero parientes y familia política?

Todo esto es importante para darle sentido y poder hacer un esquema coherente. Ordena por fechas, nacimientos o defunciones, busca orígenes similares y poco a poco clasifica a información de manera que parezcan seguir una secuencia.

Paso 3. Escoge el mejor esquema

Podemos adaptar la forma que se nos haga más conveniente. Se puede establecer el orden cronológico de manera ascendente o descendente, hacer diseños creativos o montar los datos sobre sobre una plantilla prediseñada. Hacer una leyenda…

Lo que tenemos que tener en cuenta es, ¿para qué se quiere hacer este trabajo? y dónde va a ser plasmado. Dependiendo de la cantidad de ramas que queramos agregar podemos usar los datos, la orientación y las figuras que nos hagan entender más fácilmente la información.

Paso 4. Ejecuta el esquema

Podemos usar herramientas digitales o recurrir al siempre confiable lápiz y el papel. Incluso hay quienes usan murales en la sala para plasmar y mostrar sus bases genealógicas. Esto ya es decisión personal y será única para cada gráfica, la idea es plantear de forma ordenada la información que hemos recopilado en el paso 1.

Es muy común usar estos esquemas como actividad recreativa para los niños, y que además les sirve como aprendizaje, cuál es su linaje, quienes estuvieron antes de ellos y como se relacionaron hasta llegar al momento actual. Son cuestiones que sin dudas les haría mucho bien a los niños pensar para que puedan ir practicando ese tipo de pensamientos que podrían ser incluso un poco filosóficos.

Ejemplos creativos

La creatividad es algo difícil de medir e incentivar, pero sin duda podemos inspirarnos de las ideas que miles de internautas comparten en la red a diario y sirven como ejemplo de arboles genealógicos que podemos implementar, para compartir con nuestros pequeños o hacer representaciones de arte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Awin